A Don Jairo Giraldo Arango a sus 84 años de edad, se le puede ver sentado en su escritorio acompañado de su valiosa máquina de escribir OLLIVETTI,  testigo desde hace 32 años, de la historia y cultura que ha vivenciado este insigne Caballero pereirano. Rodeado de sus amigos y compañeros de tertulia, Don Jairo recibe a todos en su oficina con un tintico caliente y unos buenos tangos para amenizar los días de la calle 17 con 5 de Pereira.

Un hombre, una historia, una ciudad

 

A Don Jairo Giraldo Arango a sus 84 años de edad, se le puede ver sentado en su escritorio acompañado de su valiosa máquina de escribir OLLIVETTI,  testigo desde hace 32 años, de la historia y cultura que ha vivenciado este insigne Caballero pereirano. Rodeado de sus amigos y compañeros de tertulia, Don Jairo recibe a todos en su oficina con un tintico caliente y unos buenos tangos para amenizar los días de la calle 17 con 5 de Pereira.

 

Casado con Tulita Muzuera Ángel, celebra 64 años de una unión que deja como balance general 10 hijos, 14 nietos y 9 bisnietos que son hoy por hoy el legado de una familia forjada palmo a palmo con amor, esfuerzo  y grandes satisfacciones.

 

Al verlo pocos se imaginarían que Don Jairo es un tesoro vivo de la cultura Pereirana, siempre recto, bien presentado, él es un Caballero de la ciudad y eso no lo digo yo, eso lo dice la Orden Cruz de Fundadores en el Grado de Caballero  que le fue impuesta el 15 de diciembre de 2003 por manos de la ex-alcaldesa Martha Elena Bedoya.

 

Ejerciendo el comercio desde 1940, a trabajado por Pereira aportando su grano de arena en muchas de las actividades cívicas, religiosas, comerciales, literarias, poéticas, costumbristas e históricas de la ciudad.

 

Miembro de la H. Junta Permanente de Semana Santa desde 1952 Don Jairo es el Carguero Mayor Del Santo Sepulcro; una de las mayores responsabilidades de la tradicional Semana Santa pereirana.  “ A mi papá lo pueden invitar para donde sea en Semana Santa, pero él nunca ha dejado su obligación de carguero, él dice que Dios solo le pide un día al año y que él no le puede fallar, por eso lleva 40 años ininterrumpidos cumpliendo con esta misión”, cuenta su hija Miriam quien es la que siempre está pendiente de sus cosas y las de la oficina.

 

Don Jairo no huele ha guardado, ni esta descontextualizado de la evolución de Pereira por ello afirma que esta es una de las mejores épocas que ha tenido la ciudad: “Pereira ha tenido tres épocas muy buenas, La primera del 20 al 60 esa era una época que se distinguió por que en esos años Pereira se puso al nivel de las ciudades más importantes, trajo los teléfono automáticos, hizo el primer acueducto con aguas tratadas y consiguió también las primeras transmisiones de radio importantes que se hicieron a través de la radiodifusión de Pereira.

 

La segunda del  75 al 91 en donde floreció mucho la literatura y las entidades literarias de aquí, las entidades tan bonitas como la sociedad de amigos del arte; se formaron muchas compañías de teatro y se recibieron muchas visitas de compañías extranjeras. Y la de ahora que es una época muy bonita, es la mejor porque es en la que más ha progresado Pereira en todas las formas; es el desboque propiamente urbanístico que ha tenido la ciudad, que es un progreso que todo el mundo es aterrado por que nadie se daba cuenta de que una ciudad se pudiera impulsar tan rápidamente en un tiempo tan supremamente corto”.

 

Co-Fundador de FENALCO, Club del Comercio, de la Asociación de Diriventas, de la Institución Colombo Americana, de la Defensa Civil pereirana; iniciador del Ballet “Silvia Osorio”, miembro de la Honorable Academia de la Historia de Pereira y de la H. Junta del Club Rialto; ha intervenido como impulsor en los dos reinados de la Caridad que se realizaron con el fin de recolectar fondos para la construcción del Hospital San Jorge, en el convite para la construcción de la Villa Olímpica y la famosa marcha del ladrillo donde se recogieron más de 30.000 para cercar el estadio Hernán Ramírez Villegas. Ha prestado grandes servicios al Ejército Nacional y actualmente se desempeña como Cónsul Militar desde el año 1973.

 

Hablar de los innumerables logros, condecoraciones y preseas de Don Jairo ameritaría otra columna como esta y no vivenciaría lo que realmente este hombre es para la ciudad, pero conocerlo, escucharlo y leerlo es uno de los grandes placeres que todavía los pereiranos nos podemos dar, actualmente Don Jairo está escribiendo una serie de crónicas en las que saca a relucir los recuerdos y los personajes pereiranos, por que vale la pena decir que la memoria de Don Jairo es una de sus mayores cualidades, recuerda fechas, nombres, lugares con tal precisión como si los estuviera viendo, además con su fina manera de escribir es un deleite leer la historia de Pereira escrita por sus manos.

 

Don Jairo Giraldo Arango siempre sabio, amable, educado y dispuesto a trabajar por la formación de una ciudad que por personas como este hombre es hoy en día lo que es.