comprasweb

Se recomienda ser cuidadoso pero no temeroso al momento de hacer estas transacciones.

comprasweb

El temor de los colombianos a comprar por internet es generalizado, pero no es culpa de nadie, pues el miedo que da escribir el número de la tarjeta de crédito en una página web, nació gracias a los descuidos de los propios usuarios cuando usaban mal su dinero plástico en un computador.

Los ladrones cibernéticos se dieron cuenta de esos descuidos y aprovecharon a los incautos que dejaban sus claves en cualquier equipo sin ninguna seguridad, y según los expertos, quitar ese miedo, que además tiene arraigos culturales, lleva tiempo.

 

A propósito del Black Friady, el Black Novemeber y el cyber Monday de cada noviembre en Estados Unidos, que ofrecen precios hasta con el 90% de descuento a quienes compran  por la red, la doctora Elizabeth Mora, psicóloga y especialista en análisis del perfil de los clientes y consumidores colombianos, asegura que cambiar el “chip” se demora. “El tema  es más cultural y de mentalidad. Cambiar o transformar una tradición, una manera de ser y de actuar, no es sencillo y parte de una aprendizaje, de un conocimiento y de una  experiencia positiva referenciada. Comprar en línea requiere de un cambio cultural basado en la confianza”. Asegura Mora.

 

La inseguridad, el engaño, la historia de los países latinoamericanos y la desconfianza son algunos de los motivos que impiden a muchos colombianos comprar por internet.

 

Para la psicóloga el colombiano promedio prefiere estar seguro de tener el dinero y adquirir personalmente sus artículos en lugar de requerir o usar un intermediario para ello.

 

“La misma historia del país y lo que llamamos la cultura de la ¨Malicia Indígena¨ nos han convertido, si es que no lo hemos sido siempre, en una sociedad altamente desconfiada;  consideramos que el otro nos puede engañar y por ende la confianza en las personas, inclusive en sistemas de información y empresas, no ha tomado gran fuerza en culturas  latinoamericanas, en donde primero se piensa en el ingreso económico y luego en la reputación”, dijo Mora.  Sin embargo no todo está perdido, la apertura de mercados en línea, la publicidad y los altos niveles de consumo han abierto la mentalidad y poco a poco el hábito de compra se ha ido transformando, sobre todo, cuando el usuario se da cuenta que el mercado en línea es mucho más práctico y además entiende que existen parámetros legales y de  seguridad que lo respaldan.