Café Museo Alto de la Mina en Chinchiná

cafemuseo

Ubicado estratégicamente en un hermoso corredor turístico adornado por las coloridas y floridas fachadas.

cafemuseo

 

La historia y el aroma se funden en una taza de café para quienes recorren la hacienda El Sinaí localizada en el corazón de la vereda Alto de la Mina en jurisdicción del municipio de Chinchiná ?Caldas.


El predio está ubicado estratégicamente en un hermoso corredor turístico adornado por las coloridas y floridas fachadas de las casas que están ubicadas a lo largo y ancho de una vía que lo separa 14 kilómetros de Santa Rosa de Cabal ingresando por el sector de la vereda el Jazmín y a 15 kilómetros de Chinchiná atravesando la Fundación Manuel Mejía ?centro de capacitación agrícola y la vereda la Quiebra del Naranjo.
La hacienda el Sinaí, con más de 150 años de historia, es hoy sitio de obligada visita para propios y extraños, gracias a que su casa principal, que en otrora época funcionó como una típica Fonda Caminera, está convertida hoy en el Café Museo Alto de la Mina.
Las paredes del lugar han sido convertidas en gigantescas páginas de un álbum de fotografías que dan testimonio de los momentos históricos allí vividos, como la foto centenaria en la que se muestra el proceso de construcción de la bella casa quinta que hoy conquista con su fachada la lente fotográfica de los turistas que la visitan.


Son abundantes las fotos familiares en sepia y aquellas a color que dan cuenta además de los numerosas delegaciones de turistas extranjeros que llegados de lugares remotos como del África, Francia, Alemania, Holanda o Checoslovaquia, entre otros, han sido cautivados por todo el proceso de la cultura cafetera que aquí experimentan.


El Café Museo que tiene como inspirador a César Augusto Gómez, bisnieto de Clemente Hernández, el pionero y creador de la Finca Sinaí y la vereda Alto de la Mina en 1854, cuenta con una colección de elementos antiguos como el primer teléfono de manivela que llegó a ese lugar, una vitrola, los cuadros de los abuelos, lavadoras, radios y relojes antiguos, entre otros artilugios.
Gonzáles es un piloto retirado de Avianca que por cosas de la vida terminó postrado en una silla de ruedas hace 18 años y quien hace tres años tomó la decisión de transformar la antigua casa de sus antepasados en la fonda turística que es hoy, para que quienes la recorren no solo puedan disfrutar del mejor café en diferentes presentaciones, sino del proceso que caracteriza su elaboración a partir de un corto recorrido por sus instalaciones y de videos que muestran su origen a través de la historia y la forma como se cultiva en regiones como la brasilera.

 

 

 

TOMADO DE:  www.destinocafe.com