X500: Una película colombiana sobre los problemas de identidad de los migrantes.

Aplausos en festivales como San Sebastián.

El bogotano Juan Andrés Arango estrenó en el país su segunda película después de ‘La Playa D.C.’, una historia sobre migración que se ha llevado aplausos en festivales como San Sebastián. Semana.com habló con él.

¿Qué pueden tener en común un joven de los barrios bajos de Buenaventura (Colombia), un indígena mazahua que entra por primera vez a Ciudad de México y una joven filipina que llega a vivir a Montreal (Canadá)? Para el cineasta colombiano Juan Andrés Arango, mucho.

Tanto, que en ‘X500’, su segunda película después de ‘La Playa D.C.’ (2012), reúne las tres historias para mostrar que la migración genera problemas similares en muchas personas de distintas partes del mundo, sin importar si llegan a un pueblo del Pacífico, a una capital latinoamericana o a una ciudad del primer mundo.

Los protagonistas son Alex, un joven bonaverense que vuelve a su ciudad natal luego de perder a su hermano por irse de polizonte a los Estados Unidos; David, un indígena que migra a Ciudad México luego de la muerte de su padre, y María, una adolescente filipina que se ve obligada a irse a vivir con su abuela a Canadá luego del fallecimiento de su mamá.

migracion
Para hacer realidad el proyecto, Arango se llevó su equipo a tres locaciones diferentes: Colombia, México y Canadá. En cada uno de esos países pasó una temporada larga, vivió en los barrios, observó las calles, se familiarizó con la gente y escogió a un grupo actores naturales para interpretar a los personajes. El resultado es una película seleccionada para más de 40 festivales: aplaudida en San Sebastían, finalista en Róterdam y Estocolmo, y ganadora del premio a mejor largometraje en el de Cine Colombiano de Nueva York.

“Fue una experiencia muy retadora –explica–. Había un equipo local en cada uno de los países y eso implico una adaptación cultural fuerte para transmitir la esencia de la película a equipos que entienden el cine de maneras distintas. Fue uno de los aprendizajes más fuertes que he tenido como director”.

Algunas partes fueron filmadas en idiomas locales que Arango no conocía. Pero siempre tuvo un intérprete a su lado, que le traducía lo que decían los actores. “Yo a ellos no les hago aprender nunca los diálogos, les dejo una libertad para que digan las escenas con sus propias palabras. Eso facilita la naturalidad”.

Con ‘X500’ Arango regresa a dos temas que ya había tocado en La Playa D.C., en donde contaba la historia de un grupo de jóvenes afro que viven desplazados en un barrio del sur de Bogotá: la migración y la falta de oportunidades en Buenaventura.

“La migración es uno de los temas que más me interesan como director –cuenta–. Por un lado, es uno de los más importantes en el planeta y, por el otro, siento que está transformando la cara y los espacios de las ciudades, algo que quiero explorar. De hecho, diría que el tema central de mis películas es la transformación y, en ese sentido, la migración es un elemento que hace que esa transformación sea mucho más radical”.

Por eso, los tres protagonistas tienen otros elementos en común: son adolescentes –están en la edad de la incertidumbre y las crisis existenciales–, acaban de perder a un ser muy querido y el hecho de llegar a un lugar extraño en el que, en un principio, no se sienten bienvenidos, hace que esos problemas se acentúen.


TOMADO DE: www.semana.com