ESTACIÓN DEL FERROCARRIL

Testimonio de una historia

Testimonio de una historia

NOMBRE DEL ATRACTÍVO TURISTICO  Antigua Estación del Ferrocarril
FECHA DE CONSTRUCCIÓN  1927
FECHA DE RESTAURACIÓN  1970
UBICACIÓN  Actual Sede de la Universidad Autónoma de Manizales
VALOR  Declarado Munumento Nacional en 1984
CLASE DE ATRACTÍVO  Histórico - Cultural


RESEÑA

Desde sus orígenes la estación del ferrocarril se convirtió en pieza fundamental para el desarrollo económico y cultural de Manizales y el departamento en general, primero como principal medio de transporte, luego  como gestora de conocimientos, así fue como en 1984 fue declarada Monumento Nacional.

 

Debido a la gran actividad económica por la que atravesaba la ciudad gracias al buen desarrollo del mercado cafetero, Manizales se vio obligada a construir nuevas formas de transporte, por lo que se pensó en un ferrocarril que uniera a la capital caldense con el río Cauca, el ferrocarril del Pacífico y el mar.

 

Pero para ello también era necesario levantar un edificio lo suficientemente majestuoso que sirviera como estación del ferrocarril, y así darle la importancia que tenia el nuevo complejo transportador. La labor de su construcción se le encomendó a la Ullen Ance Company, en 1926.

 

Con un presupuesto de 277 mil pesos se terminó a finales de 1928, la titánica tarea, pues tanto la línea férrea como el edificio se construyeron simultáneamente.

 

El edificio es una construcción de planta rectangular, 91,45 m de largo por 10,25 de ancho, se desarrolla en dos pisos, con una torre central muy decorada y rematada en una cúpula en lámina de cobre, y dos plataformas laterales de decoración más sencilla.

 

En 1959, luego de 32 años de funcionamiento, el Ferrocarril de Caldas terminó su labor por decisión del Gobierno Nacional, abandonado a su suerte en 1979 se le adjudicó a la naciente Universidad Autónoma para su sede central y se restauró para su nuevo uso.

 

Para los caldenses de antaño el Ferrocarril de Caldas, que unió a Manizales con el río Cauca, con el Ferrocarril del Pacifico y con el mar, fué la obra más importante, más titánica y de mayor significado que se emprendió y llevó a cabo por las gentes de esta zona del país.

 

Quisieron los manizaleños que el edificio de la Estación fuera digno de la grandeza e importancia de la empresa y como símbolo de los esfuerzos que se habían hecho para que sirviera de testimonio para el futuro.

 

Fué así como se encomendó a la ULLEN ANCE COMPANY, en 1926, el diseño y construcción de la sede para la estación. Posteriormente esta empresa se vinculó a la reconstrucción de la ciudad, a raíz de los incendios del 25 y del 26.

 

Se venció la difícil topografía haciendo una explanada a la salida del túnel contiguo y el edificio se desarrolló paralelo a la linea férrea sobre el costado occidental de modo que permitiera fácil acceso peatonal y vehicular a la Avenida Cervantes ( hoy Santander ). El presupuesto fué de $ 277.000 y se terminó a finales de 1928.

 

El edificio es una construcción de planta rectangular ( 91,45 m de largo por 10,25 de ancho), se desarrolla en dos pisos, con una hermosa torre central muy decorada y rematada en una cúpula en lámina de cobre, y dos plataformas laterales de decoración más sencilla.

 

Arcos frontones, frisos, ménsulas, cornisas, medallones y guirnaldas, logran un conjunto neoclásico armonioso y muy elegante. El sistema constructivo y estructural es también admirable: los muros de la fachada conforman una caja de concreto armado vaciado con triturado de piedra, material muy extraño por la zona y en la época.

 

Después de 32 años de despedidos y bienvenidos el Ferrocarril de Caldas dejo de funcionar en 1959 por deplorable decisión del Gobierno Nacional, abandonado a su suerte en 1979 se le adjudicó a la naciente Universidad Autónoma para su sede central y se restauró brillantemente adecuándola para su nuevo uso.

mt_gallery:Manizales